"leed insensatos, leed"

Hoy solo os dire un cosa: “leed”. Porque no se lee para saber más cosas, para tener más temas de conversación o para enterarte de una bella historia. Se lee para vivir más, vidas que nunca tendremos, mundos que nunca existieron o ya han desaparecido, traiciones y decisiones que marcaran tu vida, una cantidad de sensaciones que tardarías milenios en sentir. Enamorarte cientos de veces, luchar por tus principios, tierras, reyes o revoluciones. Ser un granjero, un judío, una chica de los Ángeles, un muchacho que estudia en Estados Unidos, sobrevivir a un campo de concentración o tener que ejecutar a un ladrón. Las series y películas se olvidan, los libros no.


Y os diré que a mis 20 años ya he vivido demasiadas cosas, he asistido al funeral del mejor director de Hogwarts. He sufrido la traición de mi único amigo, y me rendido al sistema en 1982. Me he hecho pasar un por loca para encontrar un asesino. He descubierto el placer de fumar la mejor hierba de valle largo en las ruinas de Isengard, sé lo que es gobernar un ejército junto a un león gigante. Me he enamorado de Julieta, Beatriz, Dulcinea. He jugado a ser casamentera y tomar el nombre de celestina. He luchado por una revolución después de salvarme de ser esclavo. He sobrevivido varias veces al holocausto, y otra no tuve tanta suerte. Temí a la reina de corazones, supe que eso no era un sombrero y siendo príncipe, la chica que me gustaba me regaló un erizo.


Si no lees nunca sabrás que se siente al tirarse en tirolina desde el edificio Hancock y ver la destrozada Chicago. No sabrás tu nombre verdadero a lomos de una dragona azul, nunca sabrás que significa que viene el invierno, No sabras el olor que desprenden las hojas al quemarse en hogueras por el estado, no tendrás claro el valor de un saco de canicas. Nunca serás un dragón, unicornio o una serpiente alada. No conocerás a Viernes, Sandokan, Tom Bombadil, Watson. Nunca estarás en los desiertos de Dune, el la montaña blanca, en la Roma renacentista, la Rusia zari, la China imperial, el Japón feudal. No visitarás la luna, el centro de la tierra, no sufrirás por llegar el día 80 a Londres o recibir correspondencia en “84, Charing Cross Road”.


Y lo peor de todo es que no disfrutarás de volver al sector 12, de una conversación con Unamuno, de la venganza o de salvar el mundo. No sabrás lo que es perder a Sirius Black, a tu hermana, el sacrificio de tus padres. No vivirás ver morir al amor de tu vida o lo que es enfrentarte a tu destino después de estar encerrado durante años. Nunca sentirás la victoria de quitarle la prometida a don Luis. Nunca te despertarás mientras un profesor te toca la mejilla, no sabrás lo que estar secuestrada y saber que vas a morir. Nunca sentirás lo que es saber que vas a ser ejecutado esa tarde, no sentirás lo que es un balazo el hombro, tres cuchilladas en la espalda, una flecha en antebrazo, un golpe de una maza, la mutilación de tu mano, o caer al mar desde un galeón.


La pregunta es sencilla: ¿Quién pudiendo vivir miles de vidas, sentir y sufrir cientos de emociones no lo hace? Una novela, un relato, un blog, un periódico, una etiqueta, entre líneas, lo que dicen sus ojos. Lo que sea. Pero leed.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s