5 minutos.

 Una vez más me tocaba esperar, al menos hoy no hace frío y me ha prometido que no va a tardar más de cinco minutos, pero no es de fiar. Una vez estuve media hora en la calle, y no penséis que sé escusó con buen beso o un abrazo si no con un llegamos tarde, increíble: “llegamos”.
  Bueno tengo tiempo fumar

 

y observar la gente que cruz por la calle céntrica en la que vive, gente estaña, aun que bueno que puedo esperar de las doce la noche un jueves en esta ciudad. Enciendo una de las cuatro cerillas que me quedan, pocas para toda la noche.
  Bajas, tenía el portal enfrente, te veo salir, estás perfecta pero que coño va a ver una persona que esta enamorada de ti. Me pides perdón con un cara de cachorro abandonado y culpas a tu familia de tu tardanza, pero me da igual, me da igual porque eres tú, con cualquier otra persona estaría al menos molesto y probablemente seria yo el que llega tarde.

  Te ofrezco el brazo, y tú lo agarras con mucha seguridad, pienso que la noche puede ser para recordar, bueno siéndoos sincero, meda igual como se la noche si tú eres su principio y su final.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s